top of page

COMO INVERTIR EN ETFS

Si ya inviertes en Bolsa, seguramente te hayas topado con fondos de inversión sin conocer completamente su funcionamiento. Los ETFs por sus siglas en inglés, son un instrumento financiero mixto, con características de fondos de inversión y de acciones. En los próximos párrafos analizaremos cómo se componen, cuáles son los más populares y qué estrategia de inversión utilizan.


Índice

5 pasos para invertirQué sonDiferencias con Fondos y AccionesIdeas de ETFs Cuánto dinero necesitas para comenzar

Joven estudiando finanzas

5 Pasos Para Invertir en Fondos Cotizados


Primero, un repaso rápido para comenzar a invertir en ETFs.

  1. Encuentra el Broker que mejor se ajuste a tus necesidades de inversión en ETFs. En primer lugar, debes chequear si la plataforma abre cuentas en tu país. En segundo lugar, debes revisar las condiciones de la plataforma (comisiones, regulación, apalancamiento, depósito mínimo, entre otras).

  2. Abre la cuenta con el Broker. En general, solamente requiere subir un documento de identidad y una prueba de domicilio a través de la App. La apertura de la cuenta se completa cuando depositas dinero, por eso tienes que tener en cuenta el depósito mínimo del Broker.

  3. Elige el ETF en el que quieras invertir.

  4. Compra el ETF. Las plataformas que permiten la compra de acciones suelen contar con una interfaz gráfica extremadamente simple. Solamente debes encontrar el activo y clickear en "Invertir". Por supuesto, debes tener en cuenta: a) Cuanto comprarás, b) A que precio, c) Si aplicarás apalancamiento y d) Si establecerás un precio de toma de ganancias o cierre en pérdidas, donde la posición invertida se cerrará.

  5. Revisa la inversión de manera regular. Si eres un inversor a largo plazo, probablemente este paso aplique a una vez por semana, si tienes pensado hacer Trading diario (comprar y vender ETFs varias veces durante el día, intentando ganar dinero con cada "Trade"), entonces revisarás tu posición invertida varias veces por día.



Qué Son Los ETFs


De manera muy resumida, un ETF es un fondo de inversión que cotiza en alguna bolsa de valores, de la misma manera que si fuera una acción. En esta afirmación ya encontramos un punto en común y una diferencia entre ambos elementos financieros. Analicemos esto porque es clave para entender porque los ETF han desplazado a los Fondos de Inversión como la principal herramienta de diversificación de inversiones.


Los ETFs son un instrumento financiero mixto, con características tanto de fondos de inversión como de acciones.

En términos de cómo está compuesto (“un ETF es un fondo de inversión”), un ETF contiene un portafolio de instrumentos financieros como acciones, bonos, etc. Comprar una participación de un ETF es equivalente a comprar, en una sola operación, todos los instrumentos que componen el portafolio. Este es el punto en común entre los Fondos y los ETF.


La diferencia radica en que un ETF se puede comprar y vender de manera rápida y simple, al igual que una acción. Por el contrario, al comprar cuotas de un Fondo de Inversión el inversor compra una determinada cantidad de cuotas. El precio de esta cuota se valoriza de manera diaria por ello, para recuperar tu dinero, el Fondo primero deberá calcular el valor de tu porcentaje. Esta complejidad conlleva una diferencia de tiempo que puede ser de entre 1 y 3 días, lo cual representa una enorme ventaja a favor de los ETF. Es decir, la diferencia principal de un ETF y un Fondo es el tiempo del Trade.



Ventajas de Invertir en ETFs. ¿Cómo se diferencian de los Fondos de Inversión?


Cada instrumento financiero tiene sus ventajas y desventajas. A continuación, revisamos los puntos a favor de los ETFs.


  • Diversifican los portafolios de inversión y reducen el riesgo: Debido a que el portafolio de los Fondos Cotizados contiene muchos activos financieros, al incorporar a los ETFs dentro de tu estrategia de inversión, puedes beneficiarte de una diversificación instantánea.

  • Son transparentes: En comparación a otras herramientas de diversificación como los Fondos de Inversión, los ETFs son claros porque muestran cuáles son las inversiones contenidas en cada uno de ellos. De esta manera, desmitifican la inversión.

  • Brindan mayor acceso: Mediante un ETF puedes acceder a mercados financieros en todo el mundo. Es decir, puedes invertir en, por ejemplo, acciones de Estados Unidos, Reino Unido, España y Suecia, todo a través de un sólo ETF.

  • Son fáciles de operar: Parte del atractivo de los ETFs es su liquidez, lo que brinda la posibilidad de convertir tu inversión a efectivo de manera rápida y sin pérdida de valor. Como los ETFs tienen la misma flexibilidad de operación que las acciones, los inversionistas de corto plazo pueden utilizar los ETFs para entrar y salir rápidamente de una posición. También son una manera más rentable de crear un portafolio a largo plazo.

  • Reducen los costos: Los gastos de administración de los ETFs suelen ser mucho más bajos que en los fondos de inversión, lo que significa la posibilidad de tener un mejor rendimiento. En otras palabras, como los ETFs invierten de forma mayorista, si quisieras replicar el portafolio de activos de un ETF por tu cuenta, tus costos serían mucho mas altos que si simplemente compraras el ETF.



¿Qué es Mejor? ¿Acciones o ETFs?


Cuando se te presentan los Fondos Cotizados como alternativa de inversión, la primera pregunta que surge is si conviene comprar un ETF o comprar directamente las acciones (o el activo financiero en que invierta el ETF) que lo componen. Aquí comparamos ambos activos para que lo pienses dos veces antes de decidirte a invertir.


  • Riesgo frente a rendimiento potencial: Una acción individual es una inversión de alto riesgo. Por ejemplo, el precio de una acción de una empresa petrolera fluctúa mucho y existe la probabilidad de obtener grandes pérdidas si las cosas van mal para el sector. En sentido contrario, una acción puede proporcionar mayores ganancias si se elige la compañía correcta.

  • Costo de diversificar: Para obtener una diversificación significativa con las acciones, se deben comprar muchas acciones de muchas compañías de industrias y países diferentes. Uno de los beneficios de los ETFs es lograr la diversificación con mucho menos dinero invertido.

  • Exposición al mercado: Al invertir en acciones es más fácil enfocarse en el rendimiento de una empresa específica, por ejemplo, una que esté bien administrada o sea innovadora. En cambio, los diferentes tipos de Fondos Cotizados ofrecen a los inversionistas la posibilidad de exposición a diferentes mercados a la misma vez. Por ejemplo, es posible invertir en Petróleo con un ETF que siga su precio como el SPDR S&P Oil & Gas Exploration & Production ETF (XOP) o replicar al índice S&P 500 invirtiendo en el SPDR S&P 500 ETF (SPY).

  • Análisis y control sobre inversiones: Un inversionista en acciones debe encontrar y analizar las finanzas de una empresa por cuenta propia. Entenderás que esto es complejo y lleva tiempo. Además, invertir en acciones requiere tomar decisiones sabiendo exactamente hacia dónde va el precio del activo. Pero por más que sepamos de economía, no somos magos para predecir el precio futuro de una acción. Los gerentes que manejan los ETF son profesionales, es decir, realizan esa tarea con, probablemente, más experiencia y olfato del que el público en general puede tener.

  • Tipos de Activos Financieros: Una acción es un tipo particular de valor o instrumento de inversión (en inglés se les llama "asset class") que trabajan diferente a otros instrumentos que existen como los bonos, las opciones, los derivados. En cambio, es posible comprar ETF que inviertan en acciones, en bonos, en una combinación de acciones y bonos, divisas, materias primas, o incluso, invierten en otros ETF.



Una Lista (incompleta) de ETFs


Hay dos formatos diferentes de ETFs, los que replican un índice y además, los que abarcan un sector o país. Por ello, su lista es interminable. Aquí compartimos los más destacados.


  • SPDR S&P 500 (SPY) fue el primer ETF y está compuesto por las 500 empresas más importantes de EE.UU.

  • ProShares UltraPro Short QQQ (SQQQ) es un fondo apalancado que incluye las empresas más grandes que cotizan en Nasdaq, pero sin instituciones financieras.

  • ProShares Ultra VIX Short-Term Futures (UVXY) relacionado con el índice de volatilidad del mercado de opciones PUT de Chicago.

  • Invesco QQQ Trust: (QQQ) realiza un seguimiento del índice Nasdaq100, que se basa en empresas tecnológicas.

  • Financial Select Sector SPDR (XLF): capital relacionado al sector bancario

  • Vanguard S&P 500 ETF (NYSEMKT:VOO): Similar al primero, con grandes empresas estadounidenses

  • Schwab U.S. Mid-Cap ETF (NYSEMKT:SCHM): Empresas medianas de EE.UU.

  • Schwab International Equity ETF (NYSEMKT:SCHF): Grandes empresas internacionales, fuera de EE.UU.

  • Schwab Emerging Markets Equity ETF (NYSEMKT:SCHE): Empresas de países con economías en desarrollo.

  • Vanguard High-Dividend ETF (NYSEMKT:VYM): Acciones que pagan dividendos por encima del promedio

  • Schwab U.S. REIT ETF (NYSEMKT:SCHH): Fideicomisos de inversión en bienes raíces

  • Vanguard Total World Bond Fund (NASDAQ:BNDW): bonos internacionales y bonos de EE. UU. de varios plazos y vencimientos.


Esta no es una lista completa, hay infinitos ETFs por tipos de activos. Tampoco es una sugerencia, tu elección dependerá de tu estrategia de inversión y expectativas de rédito.


¿Cuánto es lo mínimo para invertir en ETFs?


Invertir en ETFs desde plataformas de trading no solo es sencillo sino también, accesible. En realidad, es posible comenzar a invertir desde us$10. Claro que el monto que decidas invertir dependerá de tu capacidad de ahorro, tolerancia al riesgo y objetivos.


También es posible y recomendable abrir una cuenta demo para conocer las Apps y probar tus capacidades. Se trata de una demostración, donde podrás abrir y cerrar posiciones con las condiciones de mercado real. La única diferencia entre las dos, es que en la cuenta demo el inversor utiliza dinero ficticio.